• Breves

    sábado, septiembre 14, 2013

    El Turista Optimista – La Greta. Valencia, 14 – 9 – 2013


    El Turista Optimista – La Greta. Valencia, 14 – 9 – 2013

    Si hubiera que elegir solamente un tipo polifacético en toda Valencia, seguramente (quizás en dura competencia con otros, como Gilbertástico) sería el holandés, pero casi adoptado últimamente, Rick Treffers, compositor, productor, profesor de música, músico por encargo para cumpleaños y bautizos (y bandas sonoras), traductor e intérprete. Con su seudónimo El Turista Optimista, y su aspecto casi de adorable oso de peluche vendedor de chapas a 1 euros, con traje blanco, maleta de ruedas, camiseta de Porn King y sombrero de paja, parece el hombre errado, errante, para hacer turismo, como si se hubiera equivocado al irse de viaje y, tras un tiempo por la ciudad, siguiera confundiendo Valencia con Hawai, con la libertad de a quién le da exactamente igual.

    Seguramente todo sea parte de su personaje (el título de su álbum, Ser español, parece indicar que por ahí van los tiros), pero el caso es que funciona, y este mediodía, aterrizando en el suelo de La Greta, restaurante-bar de puertas tremendamente abiertas y ambiente de los que se dice “como estar en casa”, lo ha vuelto a demostrar.

    No es para menos que una de sus canciones tenga un estribillo únicamente compuesto de un eterno “jajajajaja”, ya que el humor es predominante en El Turista Optimista. Su nombre indica, y sus acciones confirman, que su música, su forma de representarla en directo, es una inyección de optimismo: todo un alarde y un ejemplo de parodia costumbrista de la cotidianidad española, vista a través de los ojos de un (supuesto, a veces ya no se sabe qué pensar) extranjero, que mira la realidad como aquel inolvidable personaje masculino del film “La mujer sin piano”, de Javier Rebollo. No cuesta imaginarse a Rick tirándose al suelo y rodando calle abajo, mientras nadie, incapaces de reaccionar, dice nada, viéndole girar sobre si mismo sin perpetrar más que un musical ruido de despedida.

    El Turista Optimista es, pues, la persona ideal con la que pasar una sobremesa de tapas y cañas, para reírse, afortunadamente, con una inteligencia muy alejada de la típica serie chapucera e infumablemente esperpéntica de Tele 5. Porque lo de Rick Treffers es la comedia, en ocasiones algo escatológica, claro, pero típica de un vecino ilustrado, un sátiro prácticamente digno de la Grecia clásica, que utiliza La Greta como su Partenón particular. Es el sonido de la alegría y la pasión que ni los vecinos ni la policía pueden parar. Es el sol de mediodía que entra por la ventana e ilumina unas copas de vino. Es el reflejo en unas gafas negras anticuadas en las que divisamos nuestro propio rostro. Es, en definitiva, el particular extraño, viajero, que nos encanta conocer en las buenas tardes entre amigos, sabiendo que, de un momento a otro, desaparecerá de tu vida mientras sigue su camino, quizás desapareciendo por la puerta del restaurante, como John Wayne en Centauros del desierto.












    El Turista Optimista - "El turista optimista"



    El Turista Optimista - "Las palabrotas"



    No hay comentarios:

    Publicar un comentario

    ¡Comparte tu opinión!

    Esperamos tu comentario

    Agenda

    Reviews

    Breves