• Breves

    martes, noviembre 19, 2013

    Entrevista a Soledad Vélez: "La música americana estuvo a mi lado mucho tiempo, es como un buen amigo"

    No es que sea fácil entender la música de esta mujer. Es que sencillamente ella no hace canciones para que sean comprendidas en toda su extensión, porque por las características de su voz y las influencias (evidentes) en su forma de componer podríamos hablar de una artista de amplias minorías, que se dirige primero a sí misma y después al público que identifica sus discos (por ahora dos, este último mucho más sólido que su debut, y eso que era difícil llegar a esta afirmación) y a los que empiezan a corear orgullosamente unas letras escritas hacia adentro, como manda el corazón. Soledad Vélez, una tímida chilena que lleva años afincada en Valencia y cimentando una carrera aún en despegue, sabe que los mejores momentos son los que aún están por llegar.

    Alquimia Sonora: Lo primero que llama la atención en ‘Run with wolves’ es que pareces haber superado esa cierta timidez de tu debut. Ahora experimentas más, sueltas los instrumentos, pareces algo más agresiva…

    Soledad Vélez: Creo que quizás sea más seguridad La gira de mi anterior disco nos llevó incluso al otro continente, y hace que te olvides de sentirte intimidado por tu propio concierto. Ahora me preocupo de disfrutar, y me olvido de temores.

    AS: ¿Podemos decir que este álbum es más fiero en general, pero también lleno de ternura?

    SV: Bueno, sí… hay canciones para todo. Siempre procuro que en mis discos haya para todos, no podría fijarlo en solo un estado emocional, para mí es importante no componer sobre la misma idea y armar un trabajo variado, por decirlo de alguna forma.

    AS: Por cierto, esa evolución se puede notar incluso en el formato semiacústico con el que has presentado últimamente el disco, solo con tu guitarra y la de Jesús de Santos.

    SV: Bueno, ahora llevo un sinte y también efectos de voz, creo que sí he cambiado y en los directos se nota muchísimo, aunque intento combinar ambos aspectos.

    AS: ¿Has notado también esa evolución en el público, en el sentido de que más gente se acerca a tus temas y acuden a un concierto con conocimiento de causa?

    SV: Desde luego, he de decirte que mientras hago el concierto me olvido de que me están escuchando pero al finalizar, cuando hablo con el público me siento muy intimidada, me cuesta mucho. En general vienen con conocimiento de causa, y eso me hace enormemente feliz.

    AS: Lo de las referencias a PJ Harvey y a la huella que parece –y sigue siendo evidente- haber dejado en tu música ya supongo que empieza a cansarte, ¿no?

    SV: Jamás, hasta el día de hoy me lo dicen y no puede ser más halagador. No sé si será cierto, porque me encanta PJ Harvey, pero más que su música, que es increíble, me fascina aún más su actitud como mujer frente a este mundo de hombres.

    AS: Tampoco has negado nunca tus influencias americanas, tanto del folk como del blues y sus derivados. ¿Es sin duda la música que más te ha marcado?

    SV: Sí, la tuve a mi lado mucho tiempo, es como un buen amigo y espero que no se marche nunca.

    AS: Todo siempre entendido bajo tu prisma personal, porque en ‘South mountain’ se adivinan raíces country.

    SV: Oh, sí, además del country, es una canción donde reivindico mi origen real, tanto musical como biográfico.

    AS: Pero el folclore latinoamericano también está ahí, no en vano vienes de Chile y lo reivindicas en cierto modo introduciendo ese charango, por ejemplo, en algún tema.

    SV: Necesitaba hacer una canción para dejar claro que soy chilena, y que a pesar de cantar en inglés, vivir al otro lado del mundo... puedo cantar en inglés porque me da la gana, es un idioma que musicalmente he tenido más presente, y por circunstancias y la vida es el idioma que utilizo para componer. A pesar de eso, soy chilena y adoro mi país.

    AS: Hablan del nerviosismo, en algunos casos miedo, de un artista ante su segundo disco. ¿Reflejan estas canciones una especie de ansiedad bien entendida durante el proceso de creación?

    SV: En absoluto. Además, al sacar mi anterior disco ya estaba trabajando en las nuevas canciones de ‘Run with wolves’. Si no estoy trabajando en canciones nuevas, con mucha facilidad empiezo a sentirme inútil Nunca ha supuesto un estrés, o ningún tipo de ansiedad crear canciones para un siguiente disco, supongo que dependerá siempre de cómo te plantees las cosas.

    AS: Suenan varios sintetizadores, casi ochenteros en ocasiones, y por ejemplo en ‘Milky way’ o ‘Silver wolf’ están al servicio de la canción. ¿Te has ido familiarizando con la tecnología como apoyo para componer?

    SV: Sí, ya hace un año y medio. Con anterioridad tocaba el piano, pero dejé de practicarlo y me decanté por otros sonidos que en este caso utilizo en el nuevo disco. Es curioso, porque es ahora mismo un elemento muy importante para mí.

    AS: Precisamente en ‘Milky way’ hay un ambiente como de New Orleans, muy jazzy.

    SV: ¡Vaya! Eso hace poco me lo han comentado… no sé qué decirte.

    AS: No sueles hacer canciones ni discos aptos para ser disfrutados, o entendidos más bien, por una amplia mayoría de oyentes. ¿Nunca has temido ser encasillada como una de esas cantantes intensas con un aura de malditismo?

    SV: No, de hecho no le temo a ese tipo de cosas, ni de gustar, ni de tener éxito o no. Le tengo miedo a la muerte, quiero disfrutar de mi vida, hacer música que es lo que más adoro hacer, lo demás.. no me lo cuela nadie. Tenemos que ser felices, eso es muy importante.

    AS: Siempre teniendo en cuenta que la música igual ya no puede cambiar el mundo pero sí intentar buscar soluciones personales, ¿cómo te gustaría que interpretaran tus letras quienes escuchan tu disco?

    SV: Es un disco donde hablo de mi vida, de cosas feas en su mayoría. Es como un exorcismo, hay que librarse de los malos recuerdos, perdonar y sentirse libre.

    No hay comentarios:

    Publicar un comentario

    ¡Comparte tu opinión!

    Esperamos tu comentario

    Agenda

    Reviews

    Breves