• Breves

    jueves, mayo 07, 2015

    La gira de Vetusta Morla por grandes recintos llega a Valencia

    La gira "La Deriva 2015" de Vetusta Morla continúa cosechando el éxito en grandes recintos. El sábado 16 de mayo toca cita en Valencia, en la Feria de Muestras, junto a Rufus T. Firefly.
      
    Gira por grandes recintos. Frase que, en los tiempos que corren, suele estar asociada a bandas de fuera, a las que poseen el suficiente tirón como para llenar estadios y demás mastodónticos recintos multiusos construidos para todo menos para albergar música en directo.

    Unir semejantes circunstancias, fuera del circuito de festivales, al nombre de un grupo nacional, puede resultar descabellado, improbable. Pero si hablamos de formaciones con el status de Vetusta Morla (dentro de un ramillete de nombres más bien escaso), la idea encaja. Y vaya si encaja.

    Con todo el papel vendido para dos de los conciertos de la gira final de “La Deriva” (Madrid y Barcelona), los madrileños afrontan la segunda mitad de su particular periplo con la garantía que da la respuesta del público. El éxito masivo, la coincidencia de respetable y crítica, además de una humildad indiscutible y una coherencia a destacar dentro de su método de trabajo, constituyen la mezcla perfecta de circunstancias para asegurar el camino firme hacia la cima. Y eso a pesar de que los inicios no fueron precisamente fáciles; un largo recorrido de sacrificios y decisiones que el tiempo ha tornado las más acertadas.

    Una banda formada en el instituto, como tantas otras, que perseveró más allá de los rechazos de discográficas, de los pequeños bolos en los que el público se contaba con los dedos de las manos y de las maquetas financiadas con los ahorros. Que un día decidió emprender su propio camino, dirigirlo con timones propios y tomar las decisiones que tenían que tomar, por ellos mismos, creando su propio sello, Pequeño Salto Mortal. La autoedición, viejo recurso, a veces necesario, otras imprescindible, y, en este caso, un pleno acierto. De aquella idea, de aquel pacto que despejaba el camino vital para unirlo de manera indisoluble a la música, surgiría “Un Día en el Mundo” (2008), su primer largo, uno de los debuts más sorprendentes y contundentes de la historia reciente del pop-rock español.

    Lo de “Artista revelación del año” se quedaba corto a lo largo de aquellos meses, y conforme el “boca-oreja” hacía el resto, y las 12 canciones que lo componen iban llegando a nosotros, más patente se hacía la idea de que aquel era el disco que mucha gente escuchaba sin parar. Nada nuevo, ninguna revolución musical ni una propuesta que encandilara al más sibarita del lugar. Pero sí un sonido majestuosamente familiar, una vuelta de tuerca al disco que te llega al momento y de manera fulminante, el del estribillo en el lugar y momento exactos, el de la épica de sencillo recorrido y el de la banda sonora de un largo, larguísimo verano, que se convirtió en otoño sin pretenderlo.

    La maquinaria crece de manera exorbitante y los conciertos y los premios se suceden. Vetusta Morla engrosa un recorrido, marcado por los hitos en su aun corta carrera, que le hace estar en todas partes. En 2011 llega el temido momento del segundo disco, “Mapas”, con todas las expectativas puestas y en la línea de salida. Los de Tres Cantos logran un envoltorio henchido de su peculiar toque pero que se desinfla en la escucha crítica; la metáfora crece hasta niveles muchas veces incomprensibles, lo retorcido del mensaje se queda en un limbo al que es difícil llegar. La conexión emocional queda para los fans más acérrimos, el resto nos sumergimos en un mar de versos indescifrables. La épica y el estribillo que se incrusta en la cabeza se quedan a medio camino. Aun así, uno de los directos más contundentes y cuidados del panorama nacional les hace estar de nuevo en todas partes; como si el cartel de un festival no pudiera no contar con ellos.

    En 2014 llega el momento de la redención, si no total, sí de una vuelta esperanzadora a los hitos de aquel viaje que emprendió “Un Día en el Mundo”.  

    “La Deriva” no convencerá a los que nunca fueron fieles, pero sí supone una estimable simplificación en los mensajes, más cercanos al que escucha y a la realidad de un momento social y económicamente convulso. Utilizados incluso políticamente, como marca de un discurso concreto, más pegados a la realidad y con la marca indiscutible que da la voz de Pucho y su carisma sobre el escenario, Vetusta Morla siguen siendo la épica de una marca de consumo rápido, que no sencillo, pero sí directo y compacto en su propuesta.

    El próximo sábado 16 de mayo, en la Feria de Muestras de Valencia, podremos asistir a una etapa más en su gira por grandes recintos. Los acompañarán los también madrileños Rufus T. Firefly (como en el del pasado día 1 en Bilbao y el  9 en Sevilla), que, tras cuatro albumes de estudio, han asentado su carrera con un giro a la electrónica y la inestimable ayuda de Manuel Cabezalí (Havalina), productor de “Nueve”, su último trabajo.  

    Victor Cabezuelo (guitarra y voz), Sara Oliveira (bajo), Julia Martín-Maestro (batería), Carlos Campo (guitarra), y Alberto Rey (teclados) afrontarán la difícil tarea de preceder a una banda con semejante nivel de convocatoria como Vetusta Morla. Tablas y ganas no les faltan.


    Próximos conciertos de la Gira "A la Deriva", de Vetusta Morla:

    - 9 de mayo: Sevilla, Estadio Olímpico
    - 16 de mayo: Valencia, Feria de Muestras (Entradas:MisterentradasTicketmasterTicketea )
    - 23 de mayo: Madrid, Barclaycard Center (ENTRADAS AGOTADAS)
    - 21 de noviembre: Madrid, Barclaycard Center (Fin de gira)

     










    Texto: Susana Godoy
    Fotografías: Amalia Yusta (Vetusta Morla),  Iris Benegas (Rufus T. Firefly)

    No hay comentarios:

    Publicar un comentario

    ¡Comparte tu opinión!

    Esperamos tu comentario

    Agenda

    Reviews

    Breves