• Breves

    lunes, abril 25, 2016

    Comadreja Mambo: "Morriconazo" (Demian, 2016)

    Los valencianos publican su canto del cisne en la recientemente creada disquera Demian Records. Un disco corto y conciso, que busca la intensidad del local de ensayo. 


    Demian Records es la discográfica que los hermanos Ortolano, Rafa y Chema, junto con su amigo Javi Giménez, han puesto en circulación. Sin duda, han obteniendo grandes resultados con sus primeros lanzamientos, que incluyen el primer disco de Ramírez o el primer trabajo de Coleccionistas (banda integrada por el mismo Víctor Ramírez, Remi Carreres y Jorge Tórtel), por los que han recibido merecidos parabienes en torno a su labor editorial. Parece, además, que están especializándose en súper bandas, puesto que la nueva referencia del sello es, al igual que ocurría con Coleccionistas, el producto de un combo formado por por músicos militantes en otras formaciones. 

    Comadreja Mambo, que así se llama el artefacto en cuestión, nace de la unión -por pura diversión,-de dos miembros de la añorada banda Buzo (otros hermanos, los Parra: Carlos y Pablo) y nada menos que Jordi Sapena, inquieto guitarrista de la Habitación Roja. La que nos ocupa es su segunda referencia, tras aquél EP editado por La Montaña, que les dio a conocer y respondía al instructivo nombre de "Respeta a tu madre" (2011) y, lamentablemente, seguramente será también la última. 

    Decimos esto porque el disco, que fue grabado hace la friolera de cuatro años (2012, en los estudios Ultramarinos Costa Brava, de Santi García) es el testamento de una banda fantasma. Sus integrantes han pasado a centrarse en carreras, musicales o extra-musicales, que requieren toda su atención y la edición, aunque tardía, de este producto se antojaba necesaria, imagino, para cerrar de una vez por todas esta aventura, que tiene, al fin y al cabo, todo un universo propio que ofrecer.

    Ilustración: Carlos Cuesta Dolz (Litos)
    Juntos, los hermanos Parra y Sapena lograron imprimir una personalidad a su sonido y composiciones que les distingue, al menos, de gran parte de la planta de la escena pop alternativa de la ciudad del Túria. Una imaginería con olor a desierto, a western y una especial querencia por las referencias religiosas en su vertiente más santera y polvorienta son sus señas de identidad, sazonadas con guitarras vertiginosas y secciones rítmicas tan encabritadas como matemáticas. No todos los "rockeros" de pro de dicha escena se atreverían a meter la frase "vixca la mare de deu dels desamparats" en una de sus canciones. Los Comadreja lo hacen y, además, la acompañan de guitarras tan chirriantes que arañan el oído. 

    Bajo el explícito título de "Morriconazo", lo que se nos presenta aquí es una breve colección de siete canciones en las que lo que se respira sobre todo, además de polvo desértico e incienso de altar de iglesia, es diversión. Es plausible el disfrute de los participantes en esta especie de jam session trasladada a disco, en el cual hay invertidas muchas energías para transmitir al oyente dicho jolgorio.

    Quizá ese hecho ensombrezca un tanto el resultado, que por momentos despunta hacia lo remarcable ("Buddah Machín", "El mexicano"), pero en general no logra despegar del todo con una colección de riffs tal vez demasiado de manual ("Predicador", "Reggaeton del desierto") como para que el conjunto logre transitar de lo correcto, a lo realmente interesante.

    Y eso que no se trata para nada de un disco aburrido, más al contrario, es una experiencia disfrutable como conjunto, en la que se plasma perfectamente ese espíritu de desparrame en el local de ensayo que seguramente presidió su gestación, aunque quizá sus autores no han sabido mejorar lo ya ofrecido en el fantástico EP que les dio a conocer, a lo que tampoco ayuda un sonido, que aunque está bien registrado, es excesivamente refinado para una colección de temas que requería más "mugre", como la tenía la citada primera referencia del grupo, aunque eso sí, la ejecución es impecable por parte de unos músicos pletóricos y bien engrasados. 

    Un trabajo, en definitiva, que sin duda funcionaría a las mil maravillas en su traslado al directo. Lo malo es que ahora mismo se hace difícil pensar que podamos disfrutar de ver a estos tres tipos sobre un escenario, porque al parecer la cosa anda tan muerta como la calavera de la portada, pero convendría dar tiempo al tiempo y ver cómo resulta la edición de este disco, puesto que todo puede ocurrir en esta vida. Algo me dice que las aventuras de la Comadreja podrían no haber acabado del todo. Esperaremos noticias. En todo caso, un diez para la gente de Demian, que se atreven a embarcarse en proyectos con escasas posibilidades de promoción como éste, por el mero gusto de hacerlo. Con un par.


    No hay comentarios:

    Publicar un comentario

    ¡Comparte tu opinión!

    Esperamos tu comentario

    Agenda

    Reviews

    Breves