• Breves

    domingo, julio 31, 2016

    Anni B Sweet - 43 Live the Roof. Valencia, 30/7/16

    La malagueña Anni B Sweet dio el sábado un repaso en solitario y en formato acústico a su discografía de la mano de 43 Live the Roof en la terraza de El Corte Inglés de la Avenida Francia.
     
    En una tórrida tarde (otra más) de finales de julio puede parecer osado arriesgarse a permanecer en una terraza asolada por el sol verpertino de Valencia. Sin una sombra a la que acogerse, nada más queda el alivio de la copa fría de ciertos licores o la garantía de pasar poco más de una hora escuchando las canciones de uno de los músicos que componen el cartel de esta edición de 43 Live the Roof. En esta ocasión, el turno era para una Anni B Sweet que presentaba una compilación de temas de sus tres discos (en formato acústico) y que continúa dando la misma imagen que cuando comenzó su temprana carrera; sencillez, cercanía, cierta timidez que seguramente nunca perderá y unos registros vocales que ya son marca de la casa. 

    “Beginner” abre su último disco, “Chasing Illusions”, y fue la elegida para inaugurar el repertorio sobre el escenario de este sábado. Anni B Sweet todavía ejerce la sana costumbre de explicar el origen o el significado personal de sus canciones sobre el escenario. En contraposición con aquellos que se limitan a despiezar sus discos tema tras tema, la actitud de la malagueña ayuda a entender qué lleva al compositor a escribir una canción, y por qué cada disco presenta unas sonoridades diferentes que se sitúan acorde a ciertos momentos vitales. Transmite además, una cercanía que la diferencia notablemente, aunque no siempre el público esté por la labor de semejante ejercicio de intimidad. 

    Su mirada en ocasiones vaga, perdida en algún punto indefinido, en una suerte de evasión de los que allí nos encontramos o quizá rememorando lo que llevó a escribir cierta canción. Sin renegar del placer del lado oscuro en el que todos nos encontramos en algún momento (“Onyx Stars”), pero caminando siempre hacia la luz, saliendo de la duermevela de las pesadillas (“Doctor”) y vibrando con una voz que emerge con una profundidad y resonancia de fácil complejidad, haciendo que los juegos vocales parezcan carentes de esfuerzo. 

    La sencillez del formato acústico desnuda los temas y los retrotrae a la época folkie de sus inicios, de la que sonaron “Again” (la primera canción que compuso y que vuelve al set list después de un tiempo de destierro), “Motorway” o “Take on me”, su versión más conocida (a la que se unió la de un tema de The Cure, “Just Like Heaven”). 

    Cortes como “Knives”, “Chasing Illusions” y “Dare to Love” ejemplifican el sonido de su tercer largo, con una luminosidad enfrentada a sonidos menos cristalinos pero igual de brillantes, como la iniciática “Getting Older” o la oscura visión del futuro de las relaciones humanas que da “Ridiculous Games 2060” y que sonó en un bis con un orden construido en el momento. 

    Existen múltiples formas de evitar esa salida del escenario previa a las últimas canciones, pero la de la malagueña tiene al menos el punto de lo desacostumbrado y de cierta inquietud. Cerrar los ojos colectivamente, imaginar ese paréntesis, abrirlos y acabar con “Shiny Days”, justo cuando el sol abrasador ya se escondía tras el horizonte de la ciudad, dándonos unas horas de tregua.

    Texto: Susana Godoy
    Fotografías: María Carbonell 

    No hay comentarios:

    Publicar un comentario

    ¡Comparte tu opinión!

    Esperamos tu comentario

    Agenda

    Reviews

    Breves