Entrevista con la Plata: la seriedad del desorden - Alquimia Sonora

Breves

Post Top Ad

miércoles, diciembre 20, 2017

Entrevista con la Plata: la seriedad del desorden

Esta semana presentan "Desorden", su primer lp, que edita Sonido Muchacho, con un concierto impresionante en cuyo cartel figuran como plato fuerte junto a siete bandas más y un dj. Ese concierto y el disco en sí es lo que motiva que Susana Godoy, María Carbonell y el que suscribe pasemos un rato más que agradable con estos chavales llenos de talento, charlando con ellos de muchas cosas. Aquí el resultado...



Salgo de la boca del metro de la estación de Angel giumerá, que da al principio de la calle Palleter, cruzo hacia la calle Alzira y al poco de dirigir mis pasos hacia Cracovia, lugar donde María Carbonell, Susana Godoy y yo hemos quedado con la Plata, diviso a unos 30 metros la inconfundible figura de Diego Escriche, manos a la espalda y paso prieto, al cual acompaña la que parece ser su compañera en la banda, María Gea. No son horas ni de hacer voces ni de apretar el paso, así que dejo que continúen a su aire sin advertirles de mi presencia.

Al poco llegamos todos al punto de encuentro. Saludo efusivamente a Diego, que es un chaval al que además de admirar, aprecio sinceramente, pues hace años que tengo el placer de conocerle. También saludo a la circunspecta y siempre elegante María. Al decirles que mis compañeras quizá se retrasen un poco, él me contesta que tiene que entrar a trabajar en Magazine a las 17.30. Mal asunto, eso nos deja escasos 25 minutos para entrevista y sesión de fotos, por lo que les animo a empezar ya el cuestionario y como el Cracovia está cerrado a esas horas, por elección de Diego, nos sentamos en la terraza del Paraíso, según él uno de sus bares favoritos del mundo.

Mientras nos acomodamos,van acudiendo a la cita el resto de la banda: Patricia Ferragud (teclista), Miguel "Carmona" (batería) y por último, Salva Frasquet (guitarra). Sentado allí con ellos vuelvo a tener la sensación que ya tuve hace unas semanas cuando les vi tocar en la Pérgola de la Marina de Valencia. Estoy ante algo grande. Me encanta su actitud y me encanta su imagen: La que más resalta, sin duda, es María, ataviada con una Harrington verde, pelo a lo garçon y gafas estilo Velvet Underground, siempre parece mantener el control; Diego está también muy elegante y sobrio con su chaqueta vaquera entallada y abotonada hasta el cuello y su peinado a cazo; Patricia es algo más relajada y deportiva, aunque va toda de negro; Miguel es todo un personaje, con gorro, melena, bigote y pantalones de tela negros cortados a la altura del tobillo (una constante en todo el grupo); y Salva es un tío con cara de palo, a lo Buster Keaton, que combate el frío haciendo sobresalir un palmo las mangas de su suéter por entre las de la cazadora. Hacía tiempo que no me topaba con una banda así, la verdad. Aquí hay personalidad. A toneladas.

Y en 16 Toneladas, precisamente, tendrá lugar la presentación de su primer largo, "Desorden", que edita Sonido Muchacho y para lo que han organizado un buen revuelo: un festival en toda regla con 8 grupos, incluidos ellos claro, y un dj. Ello es lo que nos ha reunido a todos en el Bar Paraíso esta tarde de sábado y de ello vamos a hablar, entre otras muchas cosas. Y es que es como una constante desde hace tiempo: "La Plata lo van a petar, La Plata lo van a petar", tanto en medios como de la boca de amigos, siempre el mismo sonsonete.

Pero ¿qué es realmente "petarlo" para unos chavales que viven en un mundo en que la música pop está en franco declive y es tan difícil hacer de ello un medio de vida? "con que nos den dinero para videoclips, nos organicen giras y nos hagan viajar a ¿cómo se llama eso? ¿el otro lado del mundo? (risas) estaríamos contentos", parece que Diego se refiere a que haya una apuesta económica firme por ellos. Esa apuesta ha ocurrido con su fichaje por la disquera madrileña Sonido Muchacho. Carmona y Patri me explican cómo fue todo: Luís Fernández, responsable del sello, fue a verles tocar en la sala Wurlitzer en la capital, cuando tocaron de teloneros con Holy Cuervo y ahí surgió todo.

Sonido Muchacho era una de las opciones para ellos, porque no fueron los únicos que llamaron a su puerta y se llevó el gato al agua precisamente por la apuesta y el riesgo que invierten en ellos. Es un sello que cree en sus referencias y según María, "con ellos tenemos una dirección artística que no nos podríamos permitir si no fuera por su apuesta". Eso me lleva a la siguiente cuestión: todos ellos hacen cosas extramusicales por la banda. María diseña, Diego es técnico de sonido, Carmona se ocupa de los negocios... ¿es importante para ellos el "DIY" (hazlo tú mismo)? "creemos totalmente en el do it yourself" -dice María, con gran seriedad- "especialmente en la Plata cada uno aporta algo que ya traía y formamos un  engranaje indispensable para que el proyecto funcione. Creo que cada uno somos muy serios y profesionales en nuestro campo y eso hace que todo sea más sólido".

Aprovecho para preguntar a María por el precioso diseño de la carpeta de su disco, "Desorden", que es obra suya, y le digo que me recuerda un poco a los diseños de Peter Saville para Joy Division y el mancuniano sello Factory. ¿Qué les atrae tanto de toda aquella escena post-punk de finales de los setenta y principios de los 80? Según Diego "la seriedad, el impacto que tenía o la energía". María me comenta que la portada no es un tributo directo a Peter Saville, ni tampoco el título del disco es una referencia directa a la canción "disorder", de Joy Division. "Sí que soy muy admiradora del trabajo de Saville y me encanta esa estética, lo cual sí que puede haberse reflejado en el disco, aunque no haya intención directa de ello. Y si alguna persona lo aprecia así, lo encuentro muy positivo".

Me pongo chisposo y les pregunto si la gestación de "Desorden" ha sido "desordenada" y Diego me contesta que no, "hemos sido bastante metódicos, el título viene de la temática predominante en las canciones que es el desorden mental, para bien o para mal. Todos los temas están pensados para ir juntos conceptualmente y las canciones han sido grabadas en un espacio de tiempo similiar, para lograr cohesión". María comenta que, de hecho, "La Plata funcionamos de una manera muy ordenada como banda, aunque cada uno en su vida pueda tener mayor o menor desorden.". Patricia desvela, además, que el desorden del título es un desorden "consciente, pensado".


Al hablar de la gestación y grabación del lp, me comentan que contaban con algo más de material que las 10 canciones que han grabado. De hecho, un par se han quedado fuera de la grabación final con el productor Carlos Hernández, por no encajar con la temática que ellos buscaban en el lp. Una vez más, la búsqueda de una cohesión, de una seriedad, parece que es lo que les guía en un proceso, del que me comentan que han quedado muy satisfechos. Han buscado unidad tanto temática como musical y parece ser que lo han conseguido.

Hablamos de referencias musicales, de que me encanta que citen a grupos como ESG o Big Boys, cosas poco conocidas que demuestran una inquietud por no caer en lo obvio. También hablamos de pericia instrumental y de protagonismo de unos u otros instrumentos, como el bajo o el teclado. Ellos, circunstancia que se repetirá a lo largo de todo el rato que estemos juntos, insisten en que son una banda sin egos y que todos tienen el mismo protagonismo.

Afirman, además, que no ha habido gran evolución, en relación a las canciones, entre el EP de presentación, con la canción "Un atasco" como estrella, y este disco. Todas las canciones se grabaron en el mismo espacio de tiempo y están compuestas hace tiempo. No obstante, sí que sienten que ha habido evolución en su sonido desde que grabaron hasta ahora. Han sido muchos conciertos y eso se nota. Además, dice Diego "no queremos estancarnos, queremos que la composición de las canciones siga siendo pop, pero no queremos que el sonido se quede anclado" y Patricia apunta que aún les queda "mucho por experimentar con los sintetizadores".

Aunque María colabora también, el principal letrista de la banda es Diego. Llama la atención su salto al castellano, cuando hasta ahora en otros proyectos (Dreamy Eyes, Acapvlco) su lengua natural era el inglés, idioma en el que además es casi nativo. Diego dice que se lo pedía el cuerpo: "cuando estaba con Acapvlco, llegó un momento en que las letras que hacía eran importantes para mí y como estaban en inglés nadie se enteraba de nada y llegó un momento en que quería que se me entendiera". Dice que no le ha sido difícil, lo único complicado es saber hilvanar las letras adecuadamente con la melodía "para que no suene a Estopa (más risas)".

En La Plata además, hay un sentido estético especialmente cuidado. Sus diseños gráficos, el fantástico vídeo que acaban de publicar para "Me voy" (ver) o su forma de vestir, que llama poderosamente la atención. "En mi caso es una afición más como puede ser patinar" -comenta Diego- "siempre me ha gustado la moda, los diseñadores...". Entienden que "todo está relacionado", según María, "todas las bandas, incluso las de los 90, con su rollito dejado, han llevado una imagen. Incluso aunque no te importe la estética, eso es una estética. Todo lo que rodea a una banda, cómo vamos vestidos, los carteles, vídeos, todo, conforma su identidad. Nosotros trabajamos mucho en ello por eso, para construir una identidad".


No hay constreñimiento, pero se intenta casar la estética y el gusto de todos. "Yo me corto de hacer determinados ritmos, incluso", apunta Miguel. Se intenta generar una unidad, un sentido y dirección comunes. Son cinco cerebros y un sólo corazón que trabajan al unísono para buscar una marca de fábrica poderosa. Ello se refleja en las redes sociales, que ellos mismos se curran, porque son conscientes del escaparate que suponen. Intentan controlar su imagen, en qué momento y cómo llega a la gente. En ese sentido se alegran de cómo son las cosas ahora, porque las bandas tienen más control, que cuando eran las discográficas las que dirigían el cotarro.

Nos centramos ahora en el vídeo de "Me voy", en ella aparecen imágenes íntimas de cada miembro sólo en su casa y otras en diferentes localizaciones de la ciudad de Valencia. Les pregunto si querían mostrar de alguna manera una dicotomía entre la soledad y el bullicio de una ciudad tan loca como la que les ha visto nacer. Patricia dice que "la canción va sobre una relación que se rompe  y el protagonista se va de la ciudad. La gente que hizo el vídeo (Aitor Bigas y Alex Sardá) intentaba mostrar esa partida a través de la relación de la banda con la ciudad que se va a abandonar, buscando además localizaciones de Valencia que se salieran de lo típico que la gente conoce".

Esa historia de la canción me lleva a preguntarles si buscan con las letras algo narrativo o simplemente generar imágenes poderosas que cada cual pueda adaptar a su propio mundo al escucharlas. Diego contesta que "hay una historia clara desde el principio. Lo importante es que a partir de una idea básica vaya surgiendo toda una historia gráfica, como una película. Dibujar un paisaje sonoro con palabras". Patricia dice que le encanta la letra de "La luz", una de las canciones que estaban en su primer EP porque "la letra que ha hecho Diego es como ver una película de verdad, uno ve cosas al escucharla. No es como recibir algo de otro, sino que participas de la experiencia".

Respecto a su creatividad, pese a que esto inicialmente fue un proyecto en solitario de Diego, ahora trabajan de manera conjunta. "Cuando uno trae un riff, los demás responden y va generándose algo". Buscan la cohesión y no dar protagonismo a nadie concreto. María apunta algo importante: "todos tenemos algo que contar. No es sólo uno el que cuenta las cosas y luego los demás le respaldan, cada uno tiene lo suyo y por eso en directo se refleja: no puedes centrarte en sólo una persona, porque están pasando un montón de cosas entre todos a la vez.". Cada uno tiene su protagonismo, dependiendo de quién parta el germen de la canción concreta. En relación a ello, sale el tema de la importancia de la pericia instrumental. "No todos sabemos música. Un excesivo virtuosismo quizá pueda quitar alma, pero yo quiero aprender música -dice Diego- porque considero que con ello mejoraré. Creo que es importante la pericia para mejorar, pero no como motor creativo. El rollo es no ser un pesado con las florituras. Se trata de aprender más recursos para expresarte", aunque Carmona apunta que "por otro lado puedes no tener ni puta idea y molar muchísimo", cosa importante, también.

Respecto a qué queda en esta banda de proyectos pasados (Teletexto, Thee Vertigos, Carmonas, Acapvlco), Diego dice que "restos quemados (risas)", Carmona y él me dicen que la mayoría de esos proyectos están ya parados. Todo ha formado parte de su formación y en cierto modo, se ha reinvertido en esta banda. Además, según me informan, ya están surgiendo nuevos proyectos paralelos (chavales inquietos, ellos), osea que tocará permanecer atentos.


Respecto a qué esperan del futuro con la edición del disco, Salva, que ha permanecido callado durante todo este tiempo, me contesta "Queremos ser mejores personas". Yo sonrío, pero él me mira serio y entiendo que realmente es lo que quiere. Me gusta. Mientras nos levantamos para hacer algunas fotos hablamos sobre la presentación el sábado 10 de marzo en la valenciana sala 16 Toneladas, de la cual me cuentan que es como el festival al que ellos siempre hubieran querido ir. Siete bandas amigas, ellos y un dj. En total, 9 nombres: Fantastic Explosion, Heather, Sierra, Futuro Terror, Vulk, Alfa Estilo, Hyperclear, Volta 91 DJ y, por supuesto, La Plata. Tras ello, vendrán salidas al exterior y claro, los festivales.

Enfilamos todos nuestros pasos hacia el Maga, para acompañar a Diego a que entre a trabajar. Paramos a hacer alguna foto más en el parque de Juan Llorens. Se sitúan los cinco en el pequeño quiosco central, ante la propuesta de Susana de situarse cuatro de ellos cada uno en una columna y el quinto en el centro, ellos se niegan rotundamente. No quieren que nadie salga en el centro en plan protagonista. Una vez más, el sentido de unidad, de tribu, de banda. Molan. De repente, un papá que jugaba con su hijo al fútbol a unos metros de distancia de donde estábamos nosotros (juro que esto es cierto) se gira, nos ve y grita: "Hostia, sois La Plata!! Os vi el otro día en la Marina y lo vais a petar!!!!". Y tiene razón. Más razón que un santo. Lo van a petar.


Toda la info sobre el concierto de presentación aquí:  http://www.16toneladas.com/events/event/la-plata-2/











No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Comparte tu opinión!

Esperamos tu comentario