IV Festival de música ecléctica de Alarcón “El Ruso” – Alarcón, Cuenca. 26, 27 y 28 julio ’19 - Alquimia Sonora

Breves

Post Top Ad

jueves, agosto 01, 2019

IV Festival de música ecléctica de Alarcón “El Ruso” – Alarcón, Cuenca. 26, 27 y 28 julio ’19

Cuarta cita en Alarcón con “El Ruso”, un festival de música ecléctica que en esta edición ha tenido como protagonistas musicales a Gilbertástico, Néstor Mir, Petit Mal y Elen & Roseville con la colaboración de Hans Van de Stadt. Una propuesta sonora que además se complementaba con la exposición colectiva “Propuesta Ecléctica” en el museo que da nombre al festival. Desde las entrañas de El Ruso, el director del programa radiofónico El Club de Amigos del Crimen Javier Pérez (Radio Klara, 104.4 FM) nos relata en esta crónica lo que aconteció el último fin de semana de julio. Amigos, música y la mejor localización. Gracias Javi, no solo por convertirte en un “alquimista” más (hace ya tiempo que lo eres), sino por apoyar iniciativas tan honestas como estas. 

Bien es sabido por todos los lectores de Alquimia Sonora a qué se debe el abultado nombre de “El Ruso”, pero para quienes estén sabiendo de este particular encuentro por estas lineas, "El Ruso" es el nombre con el que se conoce a una Galería de Arte - Sala de Exposiciones que se ubica en la localidad conquense de Alarcón. Marisa Giménez Soler, comisaria de arte, galerista y directora de este pintoresco rincón, puso en marcha una iniciativa en julio de 2016 en la que pretendía ampliar la dimensión artística de su presencia en Alarcón sumando a su propuesta museística la de la música en directo. Nacía así el Festival "El Ruso" que, año tras año, y este ha sido el cuarto, continúa llevando su propuesta a los rincones de Alarcón. ¿Qué es lo que allí ocurrió? Este es un somero relato de lo acontecido.

Gilberto Aubán, Gilbertástico, consiguió cuadrar su agenda para poder acudir, un año más, al festival. Un compromiso ineludible para el sábado no fue razón para su ausencia ya que la organización, en un esfuerzo para propiciar su participación, adelantó al viernes el inicio del festival. Los soportales de la Plaza del Infante Don Juan Manuel donde se ubica el ayuntamiento de la localidad, sirvieron una vez más de escenario para su actuación. Con una tímida presencia al empezar su espectáculo, pero en un continuo goteo, los espectadores fueron acercándose a los soportales a disfrutar del directo. Gilbertástico no quiso repetir repertorio y optó por hacer un regalo muy especial al pueblo de Alarcón: dominó en su setlist un buen puñado de los nuevos temas que formarán parte de su tan esperado (como mil veces aplazado) nuevo disco. No faltaron, claro está, algunos clásicos, como la hilarante "Monta, toca, ¡vete!" de "El que corre con los búfalos" (GranjaBeat, 2016), la reclamada "Barchín del Hoyo" o el ya clásico "No sirve el arte", estas dos últimas de su más antiguo "Heil Gilber" (GranjaBeat, 2012). Pero Gilberto se comprometió con el público allí congregado a atender peticiones y claro, Batiatto tenía que sonar: "Centro de gravedad permanente" y "Yo quiero verte danzar", pusieron el excelente fin de fiesta a su concierto. Quedaba así inaugurada la cuarta edición del Festival que ya presagiaba lo que sería una constante durante todo su desarrollo: cada vez un poco más de gente iba acudiendo al reclamo de la música en directo que proponía el equipo artístico de El Ruso y cada vez las felicitaciones eran más efusivas y vehementes.

El sábado era el día grande del festival. Hasta la meteorología se puso de su parte (quién sabe si en piadosa compensación por la incómoda jugada de la anterior edición), y la noche sorprendió a los presentes con una agradable sensación de bienestar haciendo bajar la temperatura, pero sin presencia (tan solo en forma de amenaza) de lluvia. Que la terraza del Restaurante "La Cabaña" iba a ser de nuevo el emplazamiento para la jornada fuerte del festival era algo que ya nadie discutía, habida cuenta de lo ocurrido el año anterior que, obligados por la lluvia, todo se trasladó al interior del Restaurante, pero en lugar de cantar bajo techo, artistas y organización decidieron que el cielo abierto era el mejor de los telones de fondo para la ocasión. Así empezó Néstor Mir la segunda jornada del festival. Tampoco quiso Néstor -no lo ha hecho en ninguna de sus participaciones- repetir espectáculo ni repertorio en El Ruso, y en la enésima formulación de su universo musical, ofreció a los presentes una propuesta algo más experimental y arriesgada, defendida en el formato "One man band" o, en román paladino, "Hombre orquesta", esto es, un Néstor Mir armado de tan solo una guitarra, pero rodeado de un inacabable muestrario de artilugios electrónicos al servicio de las nuevas composiciones. Cantando en valenciano y construyendo y deconstruyendo las bases rítmicas de las canciones, Néstor fue ensartando uno a uno los temas de su nueva propuesta haciendo de todos ellos una única canción sin principio ni final, empleando todo el tiempo de su actuación en ir enlazando y concatenando los paisajes sonoros formados por capas y más capas que él mismo iba añadiendo o retirando para conformar episodios sonoros de identidad propia pero desarrollo compartido. Todo un ejercicio de recreación de un virtuoso collage que tuvo a Néstor en constante tensión para conseguir que fluyera todo con la debida cadencia. Dura y arriesgada propuesta que supo el público entender y que agradeció con varios aplausos durante alguno de los desarrollos y con una ovación cuando, al final del repertorio, música y ritmos secuenciados dejaron de sonar. Aún quedó tiempo para un bis, este ya con un más breve y conciso planteamiento, que dio paso al segundo de los conciertos.

Suso Giménez y su proyecto personal Petit Mal, es otro de los artistas que no ha fallado a ninguna de las ediciones de El Ruso. Para la ocasión, dos músicas acompañaron a Suso en el escenario: Anna Sanz al violín y segundas voces y Lourdes Casañ (alias Mein Molo) al bajo electroacústico y también a las segundas voces. La actuación de quien podría ser considerado como hijo adoptivo de la localidad de Alarcón por su estrecha vinculación con ella, es siempre un aliciente especial para quienes han ido asistiendo año tras año al festival. Añadamos a lo dicho que tras catorce años sin editar un largo (recordemos que "Finlandia" se editó en 2005 y tras él solo vio la luz el EP de 5 canciones "Me conoces bien" (2008)), Petit Mal venía con flamante y nuevo disco a Alarcón. "Andar sobre hielo frágil" podría decirse que empezó cocinándose en las sucesivas ediciones de "El Ruso", y acabó completando su ciclo con su interpretación casi íntegra (sonaron nueve de las diez canciones del disco) en el festival, repertorio que Suso fortaleció con clásicos irrenunciables como la inconmensurable "Argumentos para salir intacto" o la versión del "China Girl" de Iggy Pop/David Bowie. Estas dos actuaciones conformaban la primera de las dos partes en las que se dividía la jornada del sábado. La segunda parte, que traía escondida una de las gemas del Festival, tendría ya lugar después de la cena.

Y así fue. Con tiempo suficiente como para que nadie volviera a la terraza-escenario de los conciertos en el Restaurante "La Cabaña" con el bocado en la boca, empezó la segunda y última entrega de música ecléctica de la jornada. Era el turno de una de las novedades del festival, reservada para este cierre de jornada con el ánimo de sorprender a la audiencia. Y vaya si así fue. Elen & Roseville, el proyecto de Elena G. Morillas (voz y guitarra), con la colaboración para la ocasión a la armónica y la guitarra de Hans van de Stadt, desplegó su repertorio de folk universal en el que no solo se mezclan estilos que podríamos circunscribir todos ellos bajo el epígrafe de Músicas del Mundo, sino todo un mar de lenguas completando las canciones, donde se daban la mano el inglés y el francés, pero también el árabe andalusí y el valenciano ("Sona el mar"). Un repertorio de hondo calado intimista, con esa mezcla tan personal de dulzura e intensidad por parte de Elena y de mágia y virtuosismo por parte de Hans, que rescató canciones de su primer y (hasta la fecha) único trabajo discográfico "Kan ya makan" (2018) como "Fright", "Danger" o "In me", y que mezcló con otras de más reciente factura que formarán parte de su próximo trabajo.

Quedaba tan solo para el domingo la ya tradicional firma de discos y encuentro con los artistas que propicia el Museo El Ruso que para la ocasión hizo coincidir la inauguración de la exposición colectiva "Propuesta Ecléctica" con una recopilación de obras de artistas que han pasado por las paredes de este espacio expositivo. A las mismas puertas del Museo El Ruso se dieron cita los artistas participantes en la anterior jornada para departir con quienes tuvieron a bien acercarse la mañana del domingo para adquirir sus discos firmados o para, sencillamente, pegar la hebra con los verdaderos protagonistas de esta ya cuarta edición del festival: los músicos y artistas en cartel.

Queda demostrado que querer es poder, que hay sitio siempre para el arte bien entendido y gestionado con honestidad, cariño y entusiasmo, y que no todo deben ser macro festivales de infinito aforo. La cuarta edición del Ruso se despide habiendo dejado el listón, no a esa altura de vértigo que jamás se pretendió alcanzar sino tan solo un peldaño más arriba, con una nueva meta conseguida, con un paso adelante tenue, quizá mínimo pero firme y decidido hacia la demostración de que la calidad humana es un valor añadido que muy pocos pueden ostentar y menos aun derrochar. Y en este último grupo se sitúan Marisa (Museo "El Ruso"), Raúl Poveda (Restaurante "La Cabaña de Alarcón"), Néstor Mir (Producción artística) y el Ayuntamiento de Alarcón, como organizadores del Ruso. ¡Enhorabuena! El año que viene, a por la quinta edición. 

Nos quedamos con la interpretación de “Water or Snow” de Petit Mal grabada por Chema López, de La Cabaña de Alarcón. Unas pinceladas de emoción al anochecer. Con momentos así, ¿cómo no plantearse ser un “ruso” más?. Gracias Javier Pérez por tu mirada y tu sensibilidad al relatar cada uno de los momentos de esta edición.

   
Petit Mal: “Water or snow” (vídeo grabado por Chema López) 

Más info: 
https://www.facebook.com/Museo-del-ruso-Espacio-de-Arte-Contempor%C3%A1neo-1678306962395337/ 
https://www.facebook.com/gilbertastico/ 
https://www.facebook.com/nestormirplanells 
https://www.facebook.com/petitmalfinlandia/ 
https://www.facebook.com/Elen-Roseville-395075657649602/

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Comparte tu opinión!

Esperamos tu comentario