• Breves

    martes, febrero 14, 2012

    Cuando el Cine Ama a la Música.

    Hoy es el día de los centros comerciales enamorados. No, no me miréis así, que no me he vuelto loco… otra vez. Mi bipolaridad ha remitido desde que la doctora me ha recetado pastillas nuevas. Al menos eso es lo que me dice la vocecita dentro de mi cabeza. ¿Que cuál vocecita? Pues la que me pide que os queme a todos bañados en gasolina. Muahahaha.

    Perdón.

    Como decía, es el día, (otro de tantos), en los que los centros comerciales os quieren. O más bien sus dueños. Y de las floristerías ni hablemos, esos os adoran. Os gastáis medio sueldo en objetos absurdos para demostrar vuestro amor a vuestras parejas y el otro medio en ir a cenar o coger una habitación de hotel. HOY, concretamente. Los demás días por lo visto no las queréis ni vuestras parejas necesitan vuestro amor. Y si no negadme que si olvidáis este día concreto, vuestras novias, (generalmente es así, pero supongo que algún novio habrá), se ponen como unas fieras si no les regaláis nada u os olvidáis de que es San Valentín. Luego os pegaréis amándoos a vosotros mismos una buena temporada.

    Yo también fui uno de vosotros/as. Perdido en la corriente y preocupado por regalar una cena romántica, ramos, tarjetas, bombones, lencería sexy… eso sí que amargaba a cualquiera, (el estrés, no la lencería sexy) Afortunadamente ya estoy curado.

    El cine y la música romántica siempre han estado fuertemente ligados. Cual pareja de enamorados, ambos han tenido una fructífera relación que les ha regalado grandes momentos y éxitos. Si no sabes qué regalar, pues regala una canción. Es un gesto sentimental fácil de realizar. Sólo necesitas una descarguita por aquí y otra por allá. Luego podréis contar a los nietos cuando los agentes del FBI entraron en vuestra casa a patadas y no dejasteis de miraros a los ojos mientras os llevaban detenidos. ¡Eso sí es amor!

    En vuestros delirios amorosos, puede que:

    Seáis una de esas parejas que se ponen con una buena sesión de arcilla o de espiritismo. Si es así, lo vuestro es Unchained Melody, de los Righteous Brothers.

    Si lo que os va es pilotar cazas del ejército e ir de chulitos/as por la vida, siempre podéis poneros Take my Breath Away, de Berlin.

    ¿Qué os gusta más trabajar en una fábrica y que vuestra pareja aparezca vestida de uniforme a sacaros de allí en brazos? Pues Up Where We Belong, de Joe Cocker y Jennifer Warnes es vuestra canción.

    Si os sentís como guardaespaldas de alguna estrella musical (he dicho estrella, no valen ni la Cyrus ni "la" Bieber), probad con I Will Always Love You, de Whitney Houston, (fallecida desgraciadamente un día después de estar redactando este artículo. Triste noticia que comentaba nuestra compañera Amalia Yusta y que podéis leer por aquí)

    ¿Qué os mola el Carpe Diem, los cruceros, ligar con desconocidos, montároslo en coches de lujo y morir congelados? Lo vuestro ha de ser My Heart Will Go On, de Celine Dion.

    Si te gusta el campo, el tiro con arco y ayudar a los pobres puede que te vaya más el (Everething I do) I do it for you, de Bryan Adams.

    ¿Os va vestiros de superhéores, rodearos de colores chillones y ser lo más hortera posible? Pues no lo penséis más y dejadlo, porque Kiss From a Rose, de Seal, no se merece eso.

    Si os sentís rudos perforadores con ganas de salvar el mundo, probad con I Wanna don´t a Miss, de Aerosmith.

    ¿Estáis hartos de prostituiros y queréis que un ricachón/ona os rescate de vuestro mundo? Pues It Must Have Been Love, de Roxette, os pondrá en el camino.

    Si eres el eterno soltero/a y no dejas de asistir a bodas y a algún funeral (que no son los tuyos), pues dale a Love is All Around, de Wet Wet Wet.

    Puede que seáis un hombre y sintáis la necesidad de amar a una mujer, para eso está When a Men Love a Woman, de Michael Bolton.

    También podéis ser profesores de baile y enamorar a alguna jovencita, (disfrutarás de una magnífica relación a distancia desde la cárcel), con The Time of My Life, de Bill Medley y Jennifer Warnes.

    Estos son unos cuantos de muchísimos ejemplos que a lo largo de la historia del cine han poblado los momentos románticos del celuloide y de la gente. Abarcarlos todos me llevaría unos cuantos San Valentines y mis dedos ensangrentados sobre el teclado. Así que sean cuales sean vuestros vicios románticos yo os dejo con un escritor enamorado que le canta a su chica encima de un elefante que sirve de habitación, algunas de las canciones románticas más conocidas.

    Vosotros disfrutad de vuestros enamorados/as y dadle recuerdos a los centros comerciales de mi parte. Y si no tenéis a nadie, disfrutadlo y "amad" a cuantas personas queráis. ¿Quién ha dicho que no hay amores de una noche y después si te he visto no me acuerdo?

    Alquímicos y amorosos saludos.

    2 comentarios:

    1. Qué artículo más malo! Es horroroso! Es que no me lo puedo creer que tú hagas esto de esta manera... ¿pero como es posible, es que no te da vergüenza? ¿No te da vergüenza que, llamándote Trepamuros no hayas puesto la foto del beso de "Spiderman"?

      ¡DESPEDIDO!

      ResponderEliminar
    2. Esteee. Vale, es cierto, Spider-Man se puede ver como una historia de amor, porque en conjunto la trilogía tiene más pastel que Ghost. Pero es que no creo que la canción de Spidermaaaan, Spidermaaaan... cuele como romántica. Jajajaja.

      ResponderEliminar

    ¡Comparte tu opinión!

    Esperamos tu comentario

    Agenda

    Reviews

    Breves