• Breves

    lunes, febrero 10, 2014

    Jorge Tylki - Libertad 8. 7 Febrero de 2014. Madrid

    Jorge Tylki - Libertad 8. 
    7 Febrero de 2014. Madrid

    ¿Saben ustedes esa sensación que deja a veces salir de tu casa y meterte en un concierto, tomar una cerveza, olvidarte de todo y pasar un rato agradable? Más o menos esa es la forma de describir un principio de fin de semana perfecto. Y es lo que se vivió en el Libertad 8 con la presentación del concierto en petit comité de Jorge Tylki, cantautor de origen venezolano, que se trajo a su troupe y de desmarcó de la típica imagen de cantautor de guitarra para dejarse acompañar de una buena cantidad de amigos e instrumentos.

    Con Joan Tena a la guitarra, Sesk Kpell al saxo y David Sam al piano sirvió de guía a una retahila de poesí en forma de recital nocturno. Canciones que desgranaron un espíritu a camino entre un Serrat con acento venezolano y un rockabilly a ratos digno de un viaje temporal. 

    Dejemos claro que el público de Madrid es muy diferente al de Barcelona, no por ser menos cálido pero i por haber perdido ese encanto de los conciertos pequeños, más comedido y meditado, más madura y abandonado, más anclado en los noventa, cuando en Madrid tenían un circuito de bares comparable al que tienen ahora en la ciudad condal y que entre el consumidor y la Comunidad de Madrid han dejado ir agonizando hasta morir. Por fortuna cuatro o cinco estandartes se mantienen, a la cabeza de ellos el mítico Libertad 8 por donde han pasado muchos de los grandes y que inspiraron a Jorge en su andadura profesional de cantautor. Echando atrás a la memoria nos propuso temas como Buscando la frontera, A veces llueve cuando hay sol, Te espero y muchos otros hasta casi completar dos horas  donde además compartió su visión de a vida y nos recitó a José Martí entre otros muchos poetas que inspiran el alma.

    En la sala un puñado de amantes de la música y amigos. Se dejó caer Matías Sorokin, productor de su EP y su banda de músicos iba circulando por el escenario acompañando a ratos en el recorrido en función de los múltiples bailes de estilo que demostró el polifacético cantautor. 

    Talentos de la música como el de Jorge Tylki son los motivos por los que pasear por el Barrio Gótico y pararte en una plaza acompañado por una canción hace que la vida sea especial... y a veces incluso perfecta.

    No hay comentarios:

    Publicar un comentario

    ¡Comparte tu opinión!

    Esperamos tu comentario

    Agenda

    Reviews

    Breves