• Breves

    jueves, noviembre 12, 2015

    Coleccionistas. 16 Toneladas, Valencia. 6-11-15

    Coleccionistas despliegan un medido y efectista espectáculo en vivo para presentar su homónimo primer trabajo. 


    Foto: Juanjo Frontera

    Si ha habido una banda que ha levantado expectación este año en la ciudad del Turia, esa es Coleccionistas. La banda formada por Remi Carreres, Víctor Ramírez y Jorge Pérez, tres músicos locales de reputación más que probada en aventuras anteriores y presentes, ha conseguido aunar esos talentos olvidando egos y ofrecer un cuidado trabajo de presentación que ha hecho las delicias de muchos aficionados. Con canciones pop brillantes y efectivas, ofrecidas con envoltorio electrónico y en ocasiones arriesgado, su conciso primer álbum ha logrado convencer al generalmente escéptico público valenciano, ahora sólo quedaba demostrar su fuerza en directo. 

    Foto: Juanjo Frontera
    La expectación de la que hablo era altamente respirable a la entrada y alrededores de un 16 Toneladas, que como es habitual, abría puertas a horas más bien golfas. al menos para el canon europeo. Eran bastantes los que respondieron al reclamo de unas canciones en su mayoría irresistibles y unos músicos de sobrada experiencia como para hacer algo grande con ellas en el escenario. Así lo habían demostrado con anterioridad en su paso por el MBC Fest de Sagunto, que cosechó bastantes reseñas entusiastas y generó ganas de repetir a los asistentes. 

    La warm-up del concierto se realizaba por alguien especial: todo un Rafa Cervera que desplegaba disparos de sapiencia  pop desde cabina (sonaron YMO con su "Technodelic"!!) y caldeó convenientemente un ambiente de viernes ya de por sí propenso a la fiesta. Bastante caras conocidas, entre prensa, músicos y demás fauna del mundillo que había acudido al olor de uno de eso eventos "en los que hay que estar" y en general, algo bastante parecido a un local abarrotado, cosa rara de ver últimamente. 

    Foto: Juanjo Frontera
    ¿Y el grupo respondió a toda esta expectación? Pues en parte sí y en parte, no. Indudablemente las canciones, tal como están planeadas, son susceptibles de funcionar en cualquier caso. Ellos saben lo que hacen, venían con las cosas bien preparadas, las bases rítmicas perfectamente construidas y con su posicionamiento escénico medido. El espectáculo de imágenes proyectadas sobre el escenario fue sencillamente soberbio (gran aplauso para sus artífices, Epi Neuraska y Laura Navarro) y gracias a ello, la imagen de la tarima del Toneladas ofrecía más fuerza que nunca.

    ¿El problema? La frialdad. No dejé de notar cierta frialdad, cierto automatismo, en todo lo que hicieron. Sonaron como debían de sonar, hicieron lo que debían hacer, se comportaron con profesionalidad, pero eso no fue el gran concierto que debió ser. Echemos la culpa a unas bases rítmicas programadas que encorsetan más de lo necesario, el nerviosismo lógico de presentar en tu propia ciudad, la imposibilidad quizá de realizar tantos ensayos como lleva a cabo una banda a pleno pulmón (en esta todos los miembros tienen otros proyectos principales), no sé,.. el caso es que "Así salga bien", "Fantástico zorro", "Pronto habrá más" o la celebrada "Amor zombi" divirtieron al personal, pero no lo levantaron.

    Foto: Juanjo Frontera
    Y el caso es que todas ellas son dignas de levantarlo. Se trata de auténticos hits pop que tocados con la intensidad y actitud adecuadas, o un mayor índice de ellas, deben hacer hervir a la audiencia y eso aquí no sucedió. Y no estoy diciendo que no ocurriera en todo el concierto, ojo, porque sí hubo momentos memorables, como la participación de Al Pagoda, de Pollock, aportando atmósfera cósmica en un par de temas o, en general, el fantástico despliegue de estilo de un Remi Carreres visiblemente más entusiasmado en ese día que sus dos compinches, a los que se notaba tensos para mal. 

    No me malinterpreten, no quiero sonar recriminador, sencillamente yo esperaba algo más. Fue un concierto breve (para bien) y carente de bises (para mejor). Menos es más, y en ningún caso fue un mal concierto, pero a veces el público desea menos profesionalidad o buen oficio y más hervor. Seamos justos:  esto era la presentación del disco en sociedad. Son capaces de convencer mucho más en ocasiones venideras y sin duda lo harán, si la cosa continúa, porque pueden y porque deben. Esperemos que se cumpla la promesa de una de sus mejores canciones y pronto haya más.  


    No hay comentarios:

    Publicar un comentario

    ¡Comparte tu opinión!

    Esperamos tu comentario

    Agenda

    Reviews

    Breves