• Breves

    jueves, noviembre 26, 2015

    EDITORS imparables en la presentación de su disco “IN DREAM” en Madrid

    El pasado 17 de noviembre Editors estuvieron presentando su nuevo disco In Dream en La Riviera de Madrid. Este álbum había supuesto un cambio de estilo para la banda en el que se relajó el uso de guitarras a favor de una mayor presencia de sintetizadores y un aire más pop que en anteriores entregas. Por esta razón teníamos curiosidad sobre cómo la banda afrontaría este cambio de cara a sus conciertos… y tenemos que decir que los temas del nuevo disco contribuyeron a enriquecer su show, que pudo ser disfrutado los fans de cualquier etapa de la banda.

    El escenario de La Riviera había sido ampliado para la ocasión. Bajo, batería, sintetizador y guitarra se colocaron en la parte trasera y en los laterales del escenario, dejando mucho espacio libre en la zona central sólo ocupado por el piano y un pequeño sintetizador y que sirvió para que los músicos pudieran moverse a sus anchas. El concierto comenzó cuando salieron a escena teclista y guitarrista y comenzaron a tocar las primeras notas de No Harm al teclado y piano respectivamente. Los miembros de la banda irían uniéndose poco a poco conforme avanzaba la canción. El próximo en el escenario fue su carismático cantante Tom Smith que fue recibido con una gran ovación mientras comenzaba a cantar los primeros versos del concierto. Al final del tema se unirían bajista y batería para completar la formación. Poco después sonó Life is a Fear con el que comprobamos lo bien que se defiende la banda con el estilo pop. Se les notó muy a gusto sobre el escenario con este tipo de temas, sobre todo a Smith que no paraba de bailar mientras entonaba el estribillo con unos falsetes impecables.

    La banda no tardó en demostrar que su nuevo estilo no les había hecho olvidar sus orígenes. El escenario se tiñó de luz roja para el tema Blood de su primer disco que fue seguido de su clásico An End Has A Start, que a base de guitarrazos hizo que el público se viniese arriba como en pocos momentos del concierto. Hubo otras canciones como Forgiveness, Eat Raw Meat o The Racing Rats en los que Smith cantó desde el piano. Estos momentos fueron aprovechados por el resto de miembros de la banda para saltar al centro del escenario y bailar unos con otros o jugar con el público, algo que fue muy de agradecer. Editors tienen bien aprendido que si el público los ve disfrutar sobre el escenario, ellos disfrutarán también. Además, el buen rollo entre la banda quedó patente en estos momentos en los que si los músicos no se atrevían a ir al centro, Smith los invitaba desde el piano a tomar ese protagonismo. 

    Otro elemento resaltable del concierto fue la puesta en escena. Todos los músicos iban vestidos de negro salvo el cantante, que iba de blanco. Los juegos de luces estuvieron muy bien elegidos para acompañar las canciones. Detrás de los músicos había varias columnas iluminadas que iban cambiando de color según el tema. Por ejemplo, con gotas azules para Ocean of Night o puntitos anaranjados representando las chispas de All Sparks. Para Salvation, una canción que va creciendo en intensidad poco a poco, las luces iban iluminando cada vez más el escenario hasta estallar en golpes de flash en el estribillo. Gracias a esto, Editors no solo nos alegraron los oídos si no también la vista. 
     
    Todos los componentes de la banda demostraron su maestría como músicos tocando más de un instrumento. En las canciones más rockeras como Bones o A Ton of Love llegó a haber tres guitarras sonando a la vez junto con bajo y batería. Pero en los temas más electrónicos los dos guitarristas llegaron a estar tocando sintetizadores como ocurrió en Bricks And Mortar o el bajista se armó con una guitarra acústica para All The Kings. Este último tema fue uno de los momentos pop que mejor funcionaron del concierto con los músicos bailando sobre el escenario  mientras el público hacía lo propio en la pista. Tom Smith no sólo demostró defenderse perfectamente ya fuese tocando piano, guitarras o teclado, si no que pudimos comprobar que es un cantante más que versátil que se adaptaba a la perfección a todos los registros que exigen sus canciones. Comprobamos cómo es capaz de cantar con una voz grave e hipnótica ideal para crear ambientes en las canciones más reflexivas o subir hasta notas más agudas en unos falsetes perfectos. Fue capaz de conferir fuerza a su voz para las canciones más rockeras y también de darle actitud más pop para los nuevos temas, pasando de un estilo a otro con la mayor naturalidad. Su momento de mayor protagonismo llegó cuando en la segunda mitad del concierto sus compañeros le dejaron solo sobre el escenario y él, guitarra acústica en mano nos deleitó con Smokers Outside The Hospital Doors. Un momento muy emotivo de por sí que fue a más cuando Smith viendo a un público entregado cantando con más fuerza que él, animó a cantar todavía con más fuerza. Esto es la prueba de que en todos estos años de trabajo Editors han conseguido que sus fans hayan hecho propias sus canciones. Este bonito momento fue prueba de ello.

    A lo largo del concierto hubo muchas palabras de agradecimiento hacia el público pero nos llegó especialmente la referencia que hicieron a los atentados de París: “vivimos en un mundo aterrador, así que gracias a todos por haber venido”. Esta frase sirvió para introducir Munich, otro de esos temas tan esperados por los fans que sirvió para poner fin al espectáculo antes del bis. Todavía les quedaba algún as en la manga como comprobamos cuando empezaron a sonar las tan conocidas notas de Papillon. El público reaccionó de irremediablemente saltando, bailando y gritando el ya mítico “it kicks like a sleep twitch”. Sin embargo, el concierto no finalizaría con esta canción ya que cuando estaba terminando la enlazaron con Marching Orders. El cambio fue muy abrupto, ya que esta última es una canción muy pausada. Sin embargo, la banda supo darle un aire festivo añadiendo percusión extra que hizo que ganase el ritmo que necesitaba para convertirse en el broche perfecto para terminar el espectáculo.

    In Dream puede no haber sido el mayor éxito de ventas de la banda, ni su disco mejor valorado por los fans y por la crítica, pero está claro que la incorporación de estos nuevos temas no ha hecho sino favorecer su directo. El orden de las canciones fue muy acertado de forma que en ningún momento nos llegamos a aburrir de tanto sintetizador, ni nos llegamos a cansar de saltar con los guitarrazos en su vertiente más rockera de la que está claro que la banda no se quiere deshacer. Todo esto sumado a una buena puesta en escena y unos músicos excelentes hizo que este concierto de Editors fuese memorable. Han demostrado ser una de las bandas que mejor en forma está del panorama independiente internacional por lo que esperamos no tardar mucho en volverlos a ver por nuestro país.

    Redacción: Carlos Castaño

    No hay comentarios:

    Publicar un comentario

    ¡Comparte tu opinión!

    Esperamos tu comentario

    Agenda

    Reviews

    Breves